Comunicado Grupo Apoyo Nestor

El pasado 22 de marzo de 2014, cerca de dos millones de personas se congregaron para pedir pan, trabajo y techo.

También acudió Néstor a la cita.

Durante el transcurso de la movilización, el ambiente lúdico-festivo llenaba las calles. La ilusión y la alegría fue la protagonista de la jornada, sin embargo, el ambiente pacífico se quebró con la intervención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, terminando la movilización con disturbios. Por estos hechos, la organización de las Marchas de la Dignidad tiene interpuesta una querella criminal contra la Delegada del Gobierno de aquel momento- Cristina Cifuentes- y los mandos policiales que intervinieron en la movilización, acusados entre otras cosas, de la disolución ilegal de la movilización. Araiz de los incidentes que tuvieron lugar en las marchas del 22 de marzo se produjeron muchas detenciones. Al día siguiente, como respuesta a aquella intervención policial, se realizó una concentración en la Plaza de Sol en solidaridad con los detenidos, que terminó con una improvisada marcha pacífica que fue por la Gran Vía hasta Plaza de España, donde la policía, una vez más, volvió a cargar y la disolvió.

Néstor se encuentra entre los 44 detenidos que se efectuaron en el marco de estas movilizaciones. La detención de Néstor, se produjo el día 23 de marzo, en el marco de la investigación realizada por la Brigada Provincial de Información sobre lo sucedido el día 22. Desde el primer momento en el que le detuvieron, los argumentos para hacerlo se iban cayendo, habían cometido un error en la persona que estaban buscando. Para justificar su detención, organizaron una estrategia que consistió en la apertura de un procedimiento penal por los hechos ocurridos el día 23 y otro para los hechos ocurridos el día 22 de marzo. Necesitaban mantener su cabeza de turco a toda costa para justificar si incompetencia en encontrar a la persona que realmente estaban buscando.

La maquinaria comenzó a rodar, y Néstor, inocente, fue su objetivo. Sin embargo, no hay pruebas, no se ha podido demostrar que participara el 22 de marzo, las declaraciones de los policías han recreado una situación de tensión inventada para justificar la detención de nuestro vecino el día 23. Las pruebas presentadas en los juzgados llevan a la conclusión de que todo el procedimiento de la policía ha cometido un error en la persona. Pero, antes de reconocerlo, prefieren llevarse a un inocente por delante a pesar de que las pruebas aportadas son inverosímiles, incoherentes y los testimonios policiales contradictorios.

Las pruebas propuestas por la defensa de Néstor, así como las declaraciones de las personas que le acompañaban el día 22 y 23, la prueba antropométrica para determinar sus rasgos en comparación con el verdadero participante de los disturbios de las Marchas del 22 de marzo o la aportación de los videos brutos del periodista que los filmó con el objetivo de poder observar el error que existe en la persona, han sido rechazadas, ignoradas o directamente no tenidas en cuenta.

El pasado junio, al barrio de Vallecas se le encogía el corazón al conocer que Néstor era víctima de un montaje policial avalado y homologado en el procedimiento emanado del día 23 de marzo donde ya se dictó sentencia. Pedían 6 años y 5 meses de prisión y al final fue condenado a 3 años y 6 meses de cárcel. Familiares y amigos tuvieron que asistir impotentes a un juicio que fue un paseo de mentiras y contradicciones entre las personas que acusaban, unas pruebas que nunca aparecieron en la sala y que no supieron justificar donde estaban. A pesar de todas las irregularidades e incongruencias de los policías que señalaban a Néstor, el Juez, a propuesta del Ministerio Fiscal, dictó sentencia condenatoria.

Esta decisión fue recurrida a la Audiencia Provincial. Y tras un parón en agosto, la Fiscalía se ponía rápidamente en marcha con su respuesta, contestando a su vez con la misma rapidez la Audiencia Provincial, reuniéndose para dictar sentencia el 13 de septiembre. Apenas una semana después conocíamos que se nos daba la razón, pero parcialmente, disminuyendo la condena a 2 años en su totalidad. No contentos con el resultado se solicitó una aclaración de sentencia, y hoy, 28 de septiembre, hemos recibido la noticia de que finalmente se condena a Néstor por 1 año. A pesar de todo lo acontecido, y del montaje sufrido, hemos dado un paso al frente y puesto en evidencia todas las contradicciones del proceso. Pero no nos detendremos hasta dar a conocer el caso y conseguir la absolución que por derecho le corresponde a Néstor.

El único delito de nuestro vecino es haber estado de acuerdo con el lema que llevaba la movilización de las Marchas de la Dignidad: Pan, Trabajo y Techo. Una opinión que muchos ciudadanos de España compartimos y reclamamos.

Néstor se preocupa por el bienestar de los que le rodean, está implicado en los colectivos vecinales relacionados con el ocio y el tiempo libre de los más pequeños donde interviene como monitor y coordinador. Nuestro amigo se ha visto envuelto en un montaje en toda regla que le puede llevar a la cárcel. Y no podemos permitir que una persona inocente acabe así por el motivo tan escandaloso.

¡ABSOLUCIÓN PARA NÉSTOR!
¡BASTA YA DE MONTAJES POLICIALES!
¡NO MÁS CABEZAS DE TURCO!

WhatsApp Image 2016-10-23 at 13.23.01.jpeg

Anuncios